Inicio MTC > Inicio Antenas y Salud
PREGUNTAS FRECUENTES

¿QUÉ ES UNA RADIACIÓN ELECTROMAGNETICA?

Es la propagación de ondas de energía eléctrica y magnética, moviéndose juntas a través del espacio

¿DESDE CUANDO APARECEN LAS RADIACIONES ELECTROMAGNETICAS?

Las radiaciones electromagnéticas conviven con nosotros desde siempre.
Desde que nacemos estamos expuestos a diferentes tipos de radiaciones, algunas provenientes de fuentes naturales (emisiones del sol, las estrellas, etc.) y otras de fuentes artificiales (antenas de radio, televisión, celulares, etc.).
Ciertos aparatos electrodomésticos como la televisión, el horno microondas y las computadoras personales, también emiten radiaciones electromagnéticas.

¿QUE ES UNA RADIACIÓN NO IONIZANTE?

En el universo existen dos tipos de radiaciones: ionizante y no ionizante.
Un ejemplo de radiación ionizante son los rayos X, que tienen la capacidad de romper vínculos químicos y pueden afectar la estructura molecular de una persona. Este efecto explica por qué en la realización de este tipo de pruebas médicas, se adoptan ciertas precauciones.
De otro lado, operando en un rango de frecuencias mucho menor, encontramos las radiaciones no ionizantes que emanan de las antenas de radio, televisión y celulares, que no tienen la suficiente energía para modificar las moléculas de las células vivas, pero tienen energía para generar calor.

¿ES CIERTO QUE LA EXPOSICIÓN A LAS RADIACIONES DE LAS ANTENAS DE TELEFONIA MOVIL PUEDEN GENERAR CANCER? ¿QUÉ DICEN LOS EXPERTOS?

Organización Mundial de la Salud (OMS)

En respuesta a la preocupación pública por los posibles efectos adversos a la salud que podrían producir las radiaciones electromagnéticas, la Organización Mundial de la Salud – OMS inició en 1996 el Proyecto Internacional sobre los Campos Electromagnéticos –CEM.

Si bien las investigaciones que se vienen realizando en el marco del CEM concluyen en el 2006, la OMS ha señalado que el balance de la evidencia a la fecha sugiere que la exposición a campos de radiofrecuencia de bajo nivel (como los emitidos por teléfonos móviles y sus estaciones) no causan efectos adversos a la salud. (En: “Establishing a dialogue on risk from electromagnetic field”, OMS)

Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes - ICNIRP

“En el caso de efectos potenciales de largo plazo por la exposición, tales como un incremento en el riesgo de cáncer, ICNIRP concluye que la información disponible es insuficiente para proporcionar una base para el establecimiento de restricciones a la exposición”. (En: “Recomendaciones para limitar la exposición a campos eléctricos, magnético y electromagnéticos”, ICNIRP)

Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) – USA

“No existe evidencia científica que pruebe que el uso de teléfonos móviles pueda generar cáncer o alguna variedad de otros problemas, incluyendo dolores de cabeza, mareos o pérdida de memoria” (En: “Radio Frequency Safety”, Office of Engineering and Technology, FCC)

Administración Estadounidense de Alimentos y Fármacos (FDA)

“No existen riesgos conocidos ante la exposición a las emisiones de radiofrecuencia provenientes de los teléfonos inalámbricos". (En: Consumer information on wireless phones, FDA)

Real Sociedad de Canadá

“La evidencia epidemiológica actual no soporta una asociación entre la exposición a campos de radiofrecuencia y riesgos de cáncer, problemas reproductivos, anomalías congénitas, epilepsia, dolor de cabeza o suicidio”. (En: “Expert Panel Report prepared at the request of the Royal Society of Canada for Health Canada”)

¿QUE EFECTOS PUEDEN SER CAUSADOS POR LA EXPOSICIÓN A LAS RADIACIONES ELECTROMAGNÉTICAS?

Existen ciertos efectos que pueden ser causados por la exposición a la radiación electromagnética, como los que resultan del calentamiento del tejido de la piel. Sin embargo, dentro de ciertos límites, el organismo de toda persona dispone de mecanismos cuya misión es mantener la temperatura corporal.
Por ejemplo, tomar el sol supone una exposición a las radiaciones de la luz solar, por lo que se recomienda tomarse ciertas precauciones, como la reducción de horas de exposición y el uso de bloqueadores.
Del mismo modo, la exposición a las radiaciones producidas por las antenas de radiocomunicaciones debe operar dentro de los márgenes considerados seguros (límites máximos permisibles) para que este efecto térmico sea compensado por el propio organismo humano.